Review Summer University Cluj-Napoca/Sibiu

AEGEE entró en mi vida hace ya seis años. Yo no sabía muy bien qué era aquello de las Summer Universities, pero me gustaba viajar y tenía pinta de estar guay así que, en 2010, decidí que era buen momento para descubrir un país tan diferente al nuestro como Turquía y solicité la Summer de Ankara.

Me cogieron y, desde aquella, gracias a las Summer Universities he podido visitar un montón de países que jamás llegué a pensar que podría descubrir. Uno de estos países es Rumanía, por ello me gustaría hablaros de la Summer University de AEGEE Cluj-Napoca y AEGEE-Sibiu, en la cual tuve la oportunidad de participar en 2014.

¿Por qué elegí esta Summer? Si soy sincera lo hice por la reputación. En 2013 yo ya sabía que quería irme a esa SU porque me habían hablado tan genial de ella que sentía que debía vivir esa experiencia por mi misma así que, en cuanto se abrió el periodo de solicitud, no lo dudé ni un instante y la solicité. Cuando les comentaba a mis amigos que mi planazo para el verano consistía en pasarme tres semanas recorriendo Rumanía ellos me decían: “¿Rumanía? Pero a ti que se te ha perdido en Rumanía si ahí solo hay gitanos, seguro que te atracan.” Pues a mí en Rumanía la verdad es que se me habían perdido muchísimas cosas y estaba más que encantada de ir a encontrarlas, una de ellas era precisamente romper con ese estereotipo que tenían mis amigos.

 

Mandé mi carta y sí, me aceptaron. Y tocó empezar a planear el viaje. Dio la casualidad de que el grupo de españoles era muy grande así que decidimos viajar juntos desde Barcelona y hacer Pre Summer en Budapest, nos quedamos tres días visitando la ciudad y conociendo a otros participantes y al final cogimos todos juntos un tren destino Cluj-Napoca. Llegamos el primer día de madrugada porque hubo un problema con nuestro tren, tuvieron que cambiarnos de vagón y se retrasó 3 horas, así que cuando pusimos pies en tierra rumana los participantes que habían ido llegando a lo largo del día volvían de fiesta y nosotros nos fuimos de cañas con los organizadores para al menos presentarnos y pronto a la cama.

 

Los dos primeros días de la SU los pasamos en Cluj-Napoca. El primer día nos dieron un curso básico de rumano junto con la presentación oficial y estuvimos aprendiendo a hacer malabares, por la tarde nos dividieron en grupos para hacer el city rally de la ciudad y de noche…¡pub crawl para empezar con energías y motivación! El segundo día nos llevaron a las minas de sal de Turda y ya al día siguiente partimos rumbo a las montañas Apuseni.

Estuvimos cuatro días allí, rodeados de naturaleza en un albergue solo para nosotros donde nos cocinaban todos los días comida típica rumana. Hicimos senderismo, rafting (una de las mejores actividades de la Summer), juegos, escalamos una montaña y la bajamos “a pelo” como quien dice, directamente por la ladera sin seguir sendero alguno. Por las noches tuvimos fiestas tales como la “Rubik’s cube party”, que consiste en vestirse con los colores del cubo de rubik y cuando los organizadores toquen el silbato cambiarte al color que quieras, pero tienes que terminar vestido de un solo color. También hicimos allí la European Night, por suerte sin daños que lamentar.

 

Siguiente parada: Hunedoara. Allí realmente nos quedamos menos tiempo del que deberíamos haber estado, todo el mundo estaba bastante cansado después de las pateadas en las montañas. Visitamos el castillo y partimos al lago Cincis y a Sibiu. En el lago Cincis nadamos, saltamos, nos relajamos e incluso algunos tuvimos la oportunidad de subirnos en una banana acuática de las propulsadas a motor de la que, obviamente, volcamos. En Sibiu estuvimos visitando la ciudad por la mañana y por la tarde fuimos a uno de los lugares más emblemáticos de Rumanía, la carretera Transfăgărășan y el lago Bâlea, que se encuentra al final de la carretera.

 

Después partimos hacia Brașov y esa noche nos fuimos de fiesta con los participantes de la Summer de AEGEE-Bucarest que también estaban en Brașov. Durante los días que estuvimos allí pudimos ir a un parque de aventuras (para muchos la mejor actividad de la Summer) con tirolinas, cuerdas, lianas… alguno hasta se ganó el apodo de “Tarzán de la Summer”. También visitamos el castillo Peleș, en el que más de uno quiso quedarse a vivir de lo impresionante que era y el cañón de las 7 escaleras, que se llama así porque en su recorrido tiene 7 escaleras que subir acorde a las 7 cascadas que hay en la ruta.

 

Cómo no, visita obligada en Rumanía es el castillo de Drácula o castillo Bran, del cual se dice que tomó referencias Bram Stoker para escribir su novela. Obligada también era la fiesta de Drácula, nos disfrazamos todos de vampiros (o bueno, de algo que se asemejase a un vampiro) y acabamos no sé cómo cantando en un karaoke “Dragostea din tei” como si del “Asturias patria querida” se tratase y en un antro (porque no se lo podría categorizar de otra manera) degustando el tequila de 60 céntimos el chupito, lei arriba lei abajo (el lei es la moneda rumana), hasta terminar las existencias.

 

De vuelta a Cluj-Napoca paramos a visitar Sighisoara y su castillo y, por desgracia, llegó la hora de despedirse, aunque algunos de nosotros decidimos hacer Post Summer primero en Bucarest y por último en Constanza para ver el Mar Negro y dejar ya completita la visita al país.

 

Mi conclusión final tras volver de esta Summer fue que había superado todas mis expectativas, que ya eran altas. Había roto con todos los estereotipos que llevaba, pues los organizadores habían sido muy atentos, amables y cariñosos con nosotros, había aprendido muchísimo acerca de una cultura que era totalmente desconocida para mí, había hecho grandes amigos (los cuales todavía conservo años después) y había regresado con esa sensación tan gratificante de poder decir que sin lugar a dudas había sido uno de los veranos de mi vida.

 

¡No desaprovechéis la oportunidad de conocer Europa que os brindan las Summer Universities de AEGEE, porque volveréis deseando repetir al año siguiente!

 

Si queréis ver todas las fotos de la Summer están aquí.

 

Olga Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *